• Tema 10: "Dios Padre crea al hombre para que sea su amigo"

    Objetivos del tema:
    - Ayudar al niño a reconocer que ha sido creado por Dios a su imagen y semejanza.
    - Descubrir cómo Dios establece una historia de amistad con cada uni de nosotros.
    - Reconocer que cuando no somos obedientes a lo que Dios nos pide, esa amistad se rompe y nos alejamos de Él. 

    Contenido
    En este tema hemos de ser conscientes de la dificultad para desarrollarlo con niños tan pequeños, y más cuando no queremos entrar en hacer de los actos un juicio moral, sino que lo que les mueva a hacer o no hacer las cosas sea la experiencia del amor.

    Para ello hemos de estar atentos, no solo en este tema, sino en todo el desarrollo del despertar en la fe.

    Dios crea todo por amor, también al hombre y a la mujer, que son creados a imagen y semejanza de dios.

    Ahora se pretende dar un paso adelante en la comprensión de ser y sentirnos criaturas de dios.

    Dios no nos crea y nos abandona a nuestra suerte, al contrario, establece desde el principio una relación de amistad y de amor con cada uno de nosotros: “antes de formarte en el vientre materno te elegí… “ (Jer 1, 5).

    Pero desde el principio entró el pecado para romper esta amistad y ese pecado se manifestó como la desobediencia a dios.

    El tema nos cuenta la historia de Adán y Eva, como dejándose tentar, comieron del árbol prohibido, desobedeciendo así a Dios y rompiendo, de esta manera, su amistad con él.

    La amistad con Dios y su ruptura por la desobediencia serán la clave de este tema.

    Los niños a estas edades no tienen una fuerte vinculación de amistad, en general todos los compañeros del colegio son sus amigos y amigas.

    Dios nos quiere entrañablemente a todos como amigos, pero esa amistad con Dios se puede romper, no por parte de Dios, sino por nuestra parte.

    La imagen del árbol del bien y del mal, también nos puede ayudar a explicar al niño como Dios respeta nuestra libertad y como tenemos la capacidad de elegir a veces cómo hacer las cosas.

    Muchas veces hacer las cosas mal, desobedecer o dejar de hacerlas, puede parecernos el camino más fácil, pero al final nos sentimos mal con nosotros, con los demás y con Dios.

    Merece la pena esforzarse por obedecer, pues de esa manera nos sentiremos mucho más felices y haremos que Dios y los demás también estén más felices.


  • 0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Recibe nuestras últimas noticias

    Pon aquí tu email:

    Delivered by FeedBurner